POLINEUROPATIAS

La polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica es un trastorno neurológico caracterizado por debilidad progresiva y función sensorial alterada en las piernas y los brazos. El trastorno, que en ocasiones se denomina polineuropatía crónica recurrente, es causado por daño en la vaina de la mielina (la cubierta grasa que cubre y protege las fibras nerviosas) de los nervios periféricos. Aunque se puede presentar a cualquier edad y en ambos sexos, la polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica es más común en adultos jóvenes y en hombres más que en mujeres. A menudo se presenta con síntomas que incluyen hormigueo o adormecimiento (que comienza en los dedos de los pies y de las manos), debilidad de las piernas y de los brazos, pérdida de los reflejos profundos de los tendones (arreflexia), fatiga y sensaciones anormales. La polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica está estrechamente relacionada con el síndrome de Guillain-Barre y se considera la contraparte crónica de esa enfermedad aguda.

El tratamiento para la polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica incluye corticosteroides como la prednisona, la misma que puede prescribirse sola o en combinación con medicamentos inmunodepresores. La plasmaféresis (intercambio plasmático) y la terapia con inmunoglobulina intravenosa (Ig IV) son eficaces. La Ig IV puede usarse como terapia de primera línea. La fisioterapia puede mejorar la fuerza, función y movilidad muscular y minimizar el encogimiento de los músculos y tendones y la deformación de las articulaciones.